side-area-logo
Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Tagged in
Leave a reply

Descripción
Ingredientes
Raciones: 4 personas
  • 2 solomillos ibéricos medianos
  • 600 g de setas variadas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 20 ml de vino blanco
  • 100 g de queso mascarpone
  • Una pizca de sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
Para la salsa:
  • 200 ml de caldo oscuro de carne
  • Salsa de soja
  • Salsa de ostras
  • 1 raíz de jengibre
  • Maicena
Para el crujiente:
  • 40 g de queso parmesano
  • 20 g de Nueces picadas
  • 40 g de aceitunas negras
Elaboración
  1. Sellar los solomillos limpios y enteros por todos sus lados. Terminar de cocinar en el horno, precalentado a 200º C durante 3 minutos.
  1. Dorar la cebolla y el ajo en una sartén con 4 cucharadas de aceite de oliva y agregar las setas fileteadas. Añadir el vino blanco, la sal y la pimienta, y retirar del fuego. Agregar el mascarpone y triturar. Reservar hasta emplatar.
  1. Hacer el crujiente de queso y nueces en una sartén a baja temperatura, hasta que el queso se derrita. Retirar del fuego para que se seque y quede crujiente.
  1. Para secar las aceitunas, poner un puñado de ellas en un plato con papel de cocina e introducir en el microondas a baja potencia. Una vez secas, hacer polvo las aceitunas y reservar hasta emplatar.
  1. Servir con una salsa hecha a base de infusionar el jengibre con el caldo, la soja y las ostras, todo llevado a ebullición y espesado al gusto con maicena previamente hidratada en frío.