La dieta y el estilo de vida son claves en la lucha contra la diabetes. Evidencias recientes sugieren que tiene mayor importancia el tipo de grasa que se consume que la cantidad total de grasa que se ingiere.